cero tolerancia a la violencia de género

Pendientes de la Reforma de Justicia con enfoque de género

Para que una mujer que denuncia no sea una mujer “que jode”.

Publicado: 2018-08-12

En el Perú indigna pero no sorprende que el Fiscal Supremo Tomás Gálvez se refiera a una mujer que denuncia violencia familiar como "una mujer que está jodiendo". Es decir, una mujer complicada y que complica, una mujer loca, histérica; que fastidia por fastidiar.

Expresiones como éstas nos permiten entender porque la PNP, el Ministerio Público y el Poder Judicial "institucionalmente" están en contra de la violencia hacia las mujeres, pero en realidad dejan miles de casos impunes. En el fondo, no son pocos quienes consideran que esta grave violación de derechos humanos es en realidad un problema irrelevante, de poca monta, que no da prestigio. “No pues, ni siquiera para la gente integra, es lo mismo investigar o juzgar delitos de relevancia pública como el narcotráfico o la corrupción, que meterse en problemas familiares” sería una frase que traduce la percepción de muchos operadores/as de justicia. 

Este desprecio por la gravedad de la violencia contra las mujeres es solo un reflejo de estereotipos de género que siguen legitimándola, una expresión del machismo que se inocula en nuestras percepciones y que determina qué es lo importante y qué no lo es. Realidad que debe ser considerada en el proceso de reforma del sistema de justicia, y que hasta el momento no lo está siendo. Recordemos que el informe de la  Comisión Consultiva de Reforma del Sistema de Justicia enfoca su propuesta en la atención de víctimas de violencia al referirse al “Sistema Especializado”, pero no aborda los mecanismos para garantizar que el perfil del Juez/a o Fiscal Idóneo/a excluya a las personas machistas. Peor aún, el Plan de Cambios Urgentes para el Poder Judicial aprobado por Sala Plena se reduce a proponer modificaciones legislativas para “reestructurar los procedimientos derivados de violencia familiar y de género”, sin comprometerse a nada más en esta materia.

Por ello, es menester recordar que este proceso de reforma del sistema de justicia solo se completará si se adoptan también medidas con enfoque de género; e insistir en algunas que ya han sido propuestas y que no se están tomándo en cuenta en el debate; entre las cuales encontramos:

1). Asegurar que quienes aspiran o integran el sistema de justicia tengan formación en género, primero en las facultades de derecho, y luego en los espacios de capacitación a los que acceden, en especial la Academia de la Magistratura. No se trata solo de conocer el procedimiento de la Ley 30364, sino de lograr evitar que los estereotipos de género se inoculen en el razonamiento jurídico, y en esa medida se incumpla con el principio del debido proceso de “imparcialidad subjetiva”. 

2) Garantizar que las evaluaciones que realiza el Consejo Nacional de la Magistratura aseguren que los magistrados/as que aprueban sus exámenes no apliquen estereotipos machistas, y por el contrario incorporen el enfoque de género en su razonamiento jurídico. Ello debe ser tomado en cuenta en los procesos de evaluación para el acceso a la magistratura, para el ascenso dentro del sistema de justicia y en los procesos de ratificación. No basta con excluir a quienes han sido denunciados y procesados por violencia contra las mujeres.

3) Fortalecer las instancias especializadas para transversalizar el enfoque de género en los órganos del sistema de justicia. Dar mayor peso político, técnico y presupuestal a la Comisión de Justicia de Género del Poder Judicial, dar mayor institucionalidad a la instancia creada en el Ministerio Público, que casi nadie conoce; y crear instancias similares en el Consejo Nacional de la Magistratura y la Academia de la Magistratura. 

4) Dotar de herramientas normativas para que jueces, juezas y fiscales desarrollen su trabajo con enfoque de género y eliminen cualquier posibilidad de discriminación en su quehacer cotidiano. En ese sentido, se saluda la aprobación del "Protocolo de Investigación de los delitos de Feminicidio desde la Perspectiva de Género" (3/08/18), pero también se asume que este es solo un primer paso dentro del Ministerio Público. Asimismo se espera que el Poder Judicial emita herramientas similares para juzgar con enfoque de género casos de  violencia contra las mujeres, pero también casos en diversas materias pasibles de ser contaminadas por estereotipos machistas, como el derecho de familia, derecho laboral, derecho constitucional, entre otras.

Estamos en un momento de crisis, y toda crisis puede ser una oportunidad de cambio; el que debería beneficiar a las poblaciones discriminadas. En ese marco debemos asumir que merecemos una  “justicia eficaz, oportuna, transparente, eficiente e incorruptible” , tal como establece la Resolución Suprema 142-2018-PCM, pero también que esta se imparta sin ningún tipo de discriminación contra las mujeres.

#MujeresxlaJusticia

#JusticiaDeGénero

#NiUnaMenos




NOTA: 

1) El 23 de julio de 2018, el colectivo Feministas por la Democracia entregó una carta a la Comisión Consultiva de Reforma del Sistema de Justicia con propuestas para una Reforma del Sistema de Justicia con enfoque de género. Entre sus propuestas se  incluían, además de las mencionadas en el presente artículo: acciones afirmativas dentro del sistema de justicia, bonificación para magistrados con especialización en género en los concursos del CNM, creación de un Programa Presupuestal por Resultado frente a la violencia de género, entre otras.

2) Todo este proceso debe darse además de que  el Juez Supremo César Hinostroza, el Fiscal Supremo Tomás Gálvez y el Fiscal Anticorrupción Walter Delgado deban ser investigados y sancionados por el audio en el que parecería que se conjugan el machismo y la corrupción.


Escrito por

Jeannette Llaja

Abogada Feminista, con especialización en derechos humanos, derecho constitucional y género.


Publicado en